<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Guía para salir de la Iglesia Católica

miércoles, mayo 25, 2016
1. Enviar una carta al Arzobispado de Buenos Aires (Av. Rivadavia 415, C1002AAC, CABA). Tiene que quedar claro en qué parroquia y en qué año uno fue bautizado. Abajo dejo mi carta para que sirva de modelo.

2. Esperar la respuesta postal del Arzobispado. En quince días llegará una carta donde se invita al apóstata a ratificar su decisión presentando DNI y partida de bautismo en el Arzobispado. La partida no hace falta.

3. Una vez presentada la documentación, esperar una última respuesta postal.

“Buenos Aires, XX/XX/XXXX
Sr. Arzobispo Mario Poli
Yo, XXX, constituyendo domicilio en la calle (…) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, bautizado en la misma ciudad en el mes XXX del año XXXX en la parroquia de la Santísima Trinidad (Cabildo 3680), me dirijo al Sr. Arzobispo en su carácter de responsable de los archivos de registros bautismales de la República Argentina, y en atención a los deberes y atribuciones que le confieren los cánones 381.1 y 393 del Código de Derecho Canónico, con el objeto de solicitarle se sirva ordenar que todo registro relativo a mi persona actualmente mantenido por la Iglesia Católica Apostólica Romana sea eliminado de inmediato, y que dicha institución se abstenga de establecer en el futuro cualquier nuevo registro referido a mi persona si no mediara expreso consentimiento de mi parte.
Fundo mi derecho a apostatar en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, y la Ley 25.326 de nuestra república. En consecuencia, solicito que en el plazo legal de cinco días haga suprimir todo registro sobre mi persona que actualmente se halle bajo responsabilidad de la Iglesia Católica Apostólica Romana, bajo apercibimiento de iniciar las acciones de protección de datos personales. Asimismo solicito que se me notifique por escrito al domicilio arriba constituido sobre la conclusión del procedimiento.
Saludo al Sr. Arzobispo muy atentamente”

Cabañas Pian Piano o Piano Piano o no te atiendo un llamado ni aunque te hayan desvalijado en Mar Azul

sábado, mayo 14, 2016
Si vas a ir a Mar Azul y se te ocurre alquilar una "cabaña", no lo alquiles en el complejo Piano Piano. O Pian Piano, mi memoria quiere ir olvidando el nombre y que vaya transformándose en algo parecido a una pesadilla sepultada por el tiempo. Me robaron: entraron por la noche a la cabaña y se llevaron notebook, bolsos, un iPod, zapatillas y hasta las medias. Volví a Buenos Aires descalzo. El lugar es inseguro. Cualquiera puede entrar ya que el bosque les permite a los eventuales delincuentes esconderse y actuar sin ser vistos. La dueña jamás atendió los llamados, algo curioso: ¿estará asociada a los chorros? ¿Se llevará un porcentaje? Porque, más allá de los mensajes, llamadas y mails, no manifestó interés alguno en comunicarse. En fin: no vayan ni a Pian Piano ni a Piano Piano ni a Pian Pian ni nada que se llame así en Mar Azul. Quedan advertidos.