<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Nichos y videos

Subo la escalera y casi de refilón, veo que pasan el video de "The final countdown", de Europe. La señal: VH1. ¿Cómo no sentirse interpelado por la programación de este canal? En la década expansionista del cable -la de los noventa- los canales de videos musicales dividían sus públicos por horas. De día, música pop y convencional; a la noche metal, alternativa, techno y todo lo que no era mainstream. El mercado reinventó esta estrategia y desaparecieron los segmentos horarios para dar paso a la atomización por canal, directamente. MTV se dirige a los adolescentes y por tal razón llena su pantalla de gráfica símil mensaje de texto; VH1 apunta a la nostalgia de los separadores con música de Roxette o documentales muy básicos alla E! Entertainment con Mötley Crue o Judas Priest como protagonistas; Muchmusic convoca al veinteañero demasiado chico para hacer memoria y demasiado grande para escuchar a Airbag (por lo tanto su programación reúne tanto rock y pop berreta y local); y por último Rock and Pop TV requiere televidentes de 40 años para arriba que no agarran el control remoto si les ponen Dire Straits o A-ha en calidad VHS. Los publicitarios y los creadores de nuevos nichos de mercado musicales prefieren esto, parece. Que ni se nos ocurra pasar la frontera y chusmear lo que pasa al lado.

jaaaaaaaaa............tiene razon.

El otro dia fui a la "usina" y vi unas bicicletas en el pasillo!!...lo masssssss

Son re copados todos ahi che!...quiero entrar a trabajar y llevar mi inlgesa caño mujer....comprada a una vieja que vive en una casa antigua de temperley! y loggear y editar y hablar por telefono muuucho (porque es de canje)!!!

Belgrano...todos los caminos me conducen alli, y a la tv tambien!

Abrazo, venga a la radio, si?

por Blogger Espiritu beat, a las 2:57 p. m.

   



JAJAJA Buen resumen de mercadeo-tv Suarez!

Ojo Beat! recuerde: video killed the radio star

Salu2

por Blogger EmmaPeel, a las 3:27 p. m.

   



Nóbile, desvíese de ese camino si puede, lo de las bicis es pura fachada, en realidad sus dueños vienen en 4 x 4... les da paja llévarselas para sus casas... Entonces estuvimos a escasos metros de distancia, el mundo es un pañuelo. Y Emma, esa canción sonó mucho en Aspen cuando era adolescente, ahora en esa radio pasan la música que tengo en mis estantes, el mercado enseguida nos hace envejecer!

por Blogger Suarez, a las 2:36 p. m.

   



está siendo un tanto injusto con R&PTV. El otro día pasaron un video de Devo y otro de PIL. Claro, como a las siete de la mañana. Nadie es perfecto. Pero no creo que eso se consiga en ninguno de los otros tres canales.

por Anonymous Matías Pailos, a las 11:37 p. m.

   



¿Devo? Bueno, de todos modos sique entrando en la camada de los que hoy tienen 40 o más...

por Blogger Suarez, a las 2:26 p. m.

   



Nacimos viejos Suarez!
Salu2 cordiales

por Blogger EmmaPeel, a las 10:33 a. m.

   



» Publicar un comentario en la entrada