<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

La paternidad 2.0

“Ser madre”, “Ser padres hoy”, “Para ti mamá”, “Ahora mamá”. La prensa especializada amplifica sus slogans hasta que éstos ingresan al habla coloquial para no retirarse jamás. Ser-hoy-ahora: la paternidad no es lo que pensábamos, una condición humana antediluviana. La paternidad se convierte en una serie de tips, un hobby, una carrera con varias materias por cursar. Incluso las revistas alimentan una ilusión de “actualidad”: cual si se tratase de tendencias en el vestir o de alzas y bajas bursátiles, se suceden novedades en el mundo de la paternidad. Creer o reventar, una madre necesita informarse acerca de los adelantos técnicos, en lo que concierne a la salud de los recién nacidos, el almacenamiento de células madre o las ecografías 4-D. Esto habla a las claras de la pulsión por lo nuevo que se expande a zonas cada vez más impensadas de la vida de una persona.

Nunca entiendo porque el obstetra, la neonatologa, los pediatras, las revistas, los cyberespacios, etc, etc, etc, me miran a los ojos todo el tiempo cuando me hablan, siendo que el padre esta al lado mio. A veces me parece una falta de respeto. A los dos.

por Anonymous charol, a las 2:13 a. m.

   



» Publicar un comentario en la entrada