<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Travelling tercera edad

A través de la ventanilla del 168 veo los comercios de Corrientes en f fwd. Alina lleva 300 gramos de galletitas en su mochila y yo llevo a Alina. Parado. Como tardan en darme un asiento, me queda un dolor en el antebrazo para todo el resto del día. El colectivo se va a llenando, principalmente, de viejos. En Villa Crespo no residen ni los jóvenes ni los chicos, sino los que desde hace años detentan propiedades en la zona. Las veredas del barrio semejan carriles de caminata lenta, donde para esquivar ancianos se debe transitar sobre el cordón, o en su defecto por la calle. Suben y suben más viejas al 168, ellas hacen explicable la presencia de dos o tres bazares por cuadra en esta calle. Sólo los gerontes regalan porquerías chinas de los todo por dos pesos, productos que no comprometen su bajo presupuesto. Las viejas le hacen caras a Alina, que se ríe para descomprimir la escena.
Llegamos a Angel Gallardo. Tengo que bajar. Me disgusta descender por la puerta de adelante, tener que decir "parada" como un pelotudo. El motorman hace caso, frena, y gano la calle con mucha parsimonia. Aunque no las veo, sé que las viejas ya se están disputando el asiento abandonado.