<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

El querubín que engendró Morrissey


"The youngest was the most loved" se convirtió en el hit del mes. Intento despedir ese estribillo de mi cabeza desde que el compact en cuestión llegó a mis manos (y a mis oídos, más bien). Nadie puede creer que me lo regaló mi suegra. Si lee este blog, gracias otra vez.

Perdón una duda que no me deja tranquilo: el disco de morrissey ya salió? si es así, ¿puede ser que se haya agotado en todos los musimundos (y zivals) a los que fui? Que les pasa a las masas que ahora agotan morrissey? por que no se van a comprar el nuevo de operación triunfo?
gracias suarez.

por Blogger mariano, a las 9:14 p. m.

   



Salió y me lo regalaron envuelto en una bolsita de Musimundo. Y es verdad, cada vez conozco más gente que empieza a escuchar a Morrissey, debe ser parte de la moda ´80...

por Blogger Suarez, a las 12:12 p. m.

   



» Publicar un comentario en la entrada