<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Charla debate en el trasporte público automotor

A las 8 de la noche nadie quiere seguir trabajando. Los negocios cierran sus persianas. Los transeúntes apuran el paso. El clima se densifica. Así y todo, no termino de entender por qué pasó lo que pasó este último viernes. Subo al colectivo cuando un conflicto ya se había desatado dentro del mismo. Tres chicos de la calle se habían trepado con sus pelotas para hacer malabares, pero se negaban a bajarse. El colectivero interpretó que lo estaban engañando, que jamás iban a pagar boleto, y por lo tanto se arrimó a los chicos para expulsarlos a patadas por la puerta trasera. Aunque parezca increíble, nadie reaccionaba. Corrí a través del pasillo y frené al maquinista que estaba fuera de sí. Los chicos, ya desde la vereda, arrojaban sus pelotas con la cara del chofer como destino, aunque la mayoría me las embocaban a mí: "Pero boludo, encima que te estoy defendiendo me tirás con eso..." "Eh, loco, conmigo no se zarpan, te voy a meter una denuncia, puto".
El colectivero encendió el motor, aceleró, y me senté, indignado por la cobardía de los pasajeros. Le pegó sin ningún tipo de compasión a chicos de menos de 10 años. En eso, escucho una voz de vieja desde el fondo: "Y encima, los defienden..." Me doy vuelta, desencajado, y grito: "¿Quién fue el facho de mierda que dijo eso?" El colectivo enmudeció. Hasta que una señora, tímida, contesta: "si son unos delincuentes..." Yo: "¿Y vos quién sos, pariente de Blumberg?" Ella balbuceó algo inaudible, mientras el colectivo ya era todo murmuración. La discusión duró varios minutos y los pasajeros se transformaron en panelistas. Creo que el 75% estaba a mi favor, porque a la hora de opinar la gente se suelta más que cuando hay que actuar. Obviamente, lamenté haber desencadenado esa situación en vez de denunciar al chofer en una comisaría. Una pasajera (que repetía "lamentable, lamentable" ante cada intervención de la mujer de derecha) me dice al oído que anotó el número de interno para ir a la policía. Yo respondo que bueno, qué se yo, esperemos que sirva, es complicado, y en ese momento diviso a la mujer blumberista bajarse de la unidad con lágrimas en los ojos. Ahí me arrepentí de haber cerrado la contienda verbal con un "cómo vas a poder discutir y argumentar algo si ni siquiera sabés pronunciar las eses..."

(Texto leído el domingo próximo pasado en Beat, programa que se puede seguir todos los domingos de 22 a 24 en la FM 91.3)

Pues mirenlo, radio, blog y tv...este si que es un pibe posmo!


aguante suarez!

por Blogger Espiritu beat, a las 10:11 p. m.

   



Usted sabe, Nóbile: el que mucho abarca... saludos

por Blogger Suarez, a las 12:16 p. m.

   



Es muy fuerte!!!

por Anonymous Anónimo, a las 11:08 p. m.

   



» Publicar un comentario