<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Guía para salir de la Iglesia Católica

miércoles, mayo 25, 2016
1. Enviar una carta al Arzobispado de Buenos Aires (Av. Rivadavia 415, C1002AAC, CABA). Tiene que quedar claro en qué parroquia y en qué año uno fue bautizado. Abajo dejo mi carta para que sirva de modelo.

2. Esperar la respuesta postal del Arzobispado. En quince días llegará una carta donde se invita al apóstata a ratificar su decisión presentando DNI y partida de bautismo en el Arzobispado. La partida no hace falta.

3. Una vez presentada la documentación, esperar una última respuesta postal.

“Buenos Aires, XX/XX/XXXX
Sr. Arzobispo Mario Poli
Yo, XXX, constituyendo domicilio en la calle (…) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, bautizado en la misma ciudad en el mes XXX del año XXXX en la parroquia de la Santísima Trinidad (Cabildo 3680), me dirijo al Sr. Arzobispo en su carácter de responsable de los archivos de registros bautismales de la República Argentina, y en atención a los deberes y atribuciones que le confieren los cánones 381.1 y 393 del Código de Derecho Canónico, con el objeto de solicitarle se sirva ordenar que todo registro relativo a mi persona actualmente mantenido por la Iglesia Católica Apostólica Romana sea eliminado de inmediato, y que dicha institución se abstenga de establecer en el futuro cualquier nuevo registro referido a mi persona si no mediara expreso consentimiento de mi parte.
Fundo mi derecho a apostatar en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, y la Ley 25.326 de nuestra república. En consecuencia, solicito que en el plazo legal de cinco días haga suprimir todo registro sobre mi persona que actualmente se halle bajo responsabilidad de la Iglesia Católica Apostólica Romana, bajo apercibimiento de iniciar las acciones de protección de datos personales. Asimismo solicito que se me notifique por escrito al domicilio arriba constituido sobre la conclusión del procedimiento.
Saludo al Sr. Arzobispo muy atentamente”

Cabañas Pian Piano o Piano Piano o no te atiendo un llamado ni aunque te hayan desvalijado en Mar Azul

sábado, mayo 14, 2016
Si vas a ir a Mar Azul y se te ocurre alquilar una "cabaña", no lo alquiles en el complejo Piano Piano. O Pian Piano, mi memoria quiere ir olvidando el nombre y que vaya transformándose en algo parecido a una pesadilla sepultada por el tiempo. Me robaron: entraron por la noche a la cabaña y se llevaron notebook, bolsos, un iPod, zapatillas y hasta las medias. Volví a Buenos Aires descalzo. El lugar es inseguro. Cualquiera puede entrar ya que el bosque les permite a los eventuales delincuentes esconderse y actuar sin ser vistos. La dueña jamás atendió los llamados, algo curioso: ¿estará asociada a los chorros? ¿Se llevará un porcentaje? Porque, más allá de los mensajes, llamadas y mails, no manifestó interés alguno en comunicarse. En fin: no vayan ni a Pian Piano ni a Piano Piano ni a Pian Pian ni nada que se llame así en Mar Azul. Quedan advertidos.

Sustituciones

sábado, enero 11, 2014
En mi memoria
con frecuencia se confunden
la llegada de Ingrao
para suplir a Trossero
y el ingreso del cartero Jaimito
para reemplazar a Ron Damón

a los seis años
me hice la idea
de que esta clase de enroques malditos
formaba parte de un designio
superior y universal

a los seis años
el mundo ya me hacía notar
que todo tiempo pasado
siempre ha sido mejor

Rojo morisco

viernes, diciembre 27, 2013
en el falcon rojo morisco
mi padre y yo
surcábamos la ciudad vacía

íbamos rápido
porque Avellaneda siempre queda lejos
para dos hinchas de la Siberia

sentía la lejanía
cuadra tras cuadra
con la culpa de haber sido el gestor
de los ravioles apurados,
el tránsito por la vía rápida
y el murmullo del diario no leído
desparramándose por la luneta

siempre me tentaron
los resultados cantados

nos tocaba enfrentar de local
a la impresentable escuadra
de Chaco for Ever

pero el falcon rojo morisco
se emputeció en la esquina
de Núñez y Valdenegro

capó levantado, cuarenta grados
de térmica y un bidón de agua
escanciado en forma de chorro finito

el motor no se encendía y mi padre
golpeaba el volante a los gritos,
“me parece que Chaco For Ever
se va a la concha de su madre”

creo que fue la primera vez
que le escuché decir
la palabra “concha”,
temblaba de miedo:
miedo a no estar ahí
en la popular del medio
donde había que estirar el cogote
para ver si el cambio de frente
tenía una buena recepción
en el carril de la platea

después de un empujón
de más de media cuadra
donde me zambullí
con todo mi cuerpo de niño sobre el baúl
el falcon tosió dos o tres veces
y se despegó de mí
mi padre frenó levemente
para que me suba
con el auto en movimiento
y volar por General Paz
hasta la Lugones,
Nueve de Julio,
P uente Pueyrredón

el partido terminó
siete a uno a favor nuestro
Insúa, Rubén Darío
el poeta que abrió la cuenta
Reggiardo que embocó dos
aunque ya nadie recuerda
ni siquiera su nombre de pila
y Alfaro Moreno volaba
más que el Falcon sobre Pavón
para llegar a horario

yo abrazaba una felicidad
incompleta todavía
por no saber lo que
veinticuatro años después
con el descenso vendría:
una derrota con Brown de Adrogué
un empate con Boca Unidos
una victoria ajustada
de local contra Crucero del Norte
15 kilos menos en mi cuerpo
una cancha que ya no está
y siete goles que quedaron
sepultados
entre los escombros de
aquellos escaloncitos petisos