<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

My wife, my velouria


powered by ODEO
("My Velouria" por Weezer)

Uno de los factores claves de la constitución de mi relación de pareja fue el regalo de un compact. Esa primera etapa, la del tanteo inicial, requiere determinados ademanes y detalles que si surten efecto, forjan el vínculo e intensifican los lazos a formarse. El obsequio en cuestión: un cd recopilado de Weezer con canciones inéditas. Me lo dio en vaya uno a saber qué aula sucia de Puan y, azorado, lo guardé en la mochila, impaciente por escucharlo ese mismo día. El sonido no estaba nivelado (como en toda recopilación de temas bajados) y, con eficaz sentido común, el segundo track correspondía a un cover de Pixies: "My velouria", tal vez uno de los mejores de la banda. El compact permaneció durante meses dentro del equipo y la relación avanzó casi de manera inevitable. La distorsión que Weezer le sumó a la machacante (y cautivante a la vez) melodía de la canción era correlativa al ímpetu con el cual uno se empapa al iniciar un noviazgo consistente. Y algo más: con ese regalo, mi mujer me dejó entrever que un posible idilio me abriría las puertas de una vasta y finamente seleccionada discoteca, donde todavía me queda mucho por escuchar.

la discoteca y la biblioteca son esenciales, ahi reside el oráculo de lo que vendrá, sin dudas

por Blogger EmmaPeel, a las 1:33 a. m.

   



Lo que nunca resolví es el problema de la biblioteca: ¿vender los libros repetidos o guardarlos? ¿Regalarlos? Con los discos, igual.

por Blogger Suarez, a las 12:27 p. m.

   



Debería resolver el cambio del template: el comment anterior no se leía hasta hace poco. Blogger es así.

por Blogger Suarez, a las 3:51 p. m.

   



Si los vende, lo tildan de apropiador/invasor;
Si los guarda, de pesimista tepensásirencualquiermomento

Deje todo como está que va bien,
nunca hay soluciones simples para cuestiones compartidas :)

por Blogger EmmaPeel, a las 12:14 p. m.

   



tiene cierta lógica que el tema linkeado de error y ya no se escuche más

por Anonymous nat, a las 10:29 p. m.

   



» Publicar un comentario