<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Pandora: la música del azar

Como siempre pasa en Internet, llegar a una página como Pandora puede resultar altamente adictivo. Esta caja de sorpresas virtual evidencia cuánta agua ha corrido bajo el puente desde aquellos compilados musicales en cassette hasta nuestros días, y hasta hace envejecer al formato mp3 y sus populares ipods. Basta ingresar una palabra clave para que "Pandora" arroje resultados inesperados y seleccione por nosotros las canciones a escuchar. Por ejemplo, lo primero que se me ocurrió fue tipear "Nirvana". En cuestión de segundos empezó a sonar "Negative creep" de Bleach. Hice clic en un ícono de un dedo con el pulgar hacia arriba y allí el programa me compró para siempre: seleccionó un tema que hace años no disfrutaba como "Heropsychodreamer" de Live. Desconozco qué pasa con otros géneros, no pude evitar restringir mi búsqueda al género grunge y así reverdecer la nostalgia. Pero Pandora está ahí, invitándonos a sumergirnos en la casualidad, que es lo único que nos puede sorprender.