<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

En el 65

No puedo viajar en el primer asiento del colectivo, esa zona neutra del transporte automotor, destino de embarazadas, mujeres con bebés, viejos y discapacitados. Me pone incómodo. Me recuesto sobre la ventana repleta de molduras y cada rato me sobresalto, creyendo ver el arribo de un ciego con bastón blanco o de una anciana jorobadísima. Puras alucinaciones del culposo. Y ni hablar de leer. Todos los libros que llevo por si tengo tiempo descansan aún en la mochila, empapándose con el olor que emana la pizza desde el tupper agujereado. A través del espejo retrovisor del chofer veo un asiento que se desocupa: el que está elevado sobre el resto porque abajo está la rueda. Voy hacia ese mal menor.

Es conocida, Suárez, la existencia de una siniestra secta de viejas, embarazadas, fósiles y lisiados dedicada exclusivamente a subir a colectivos en el preciso momento en que uno se sienta en el primer asiento. Cómo se comunican entre ellos, cómo eligen a sus víctimas, qué oscuros propósitos los animan son interrogantes que siempre permanecerán en el más oscuro de los secretos.

por Blogger mariano, a las 1:53 a. m.

   



Lo de las viejas no tiene precio, se transforma casi en un espectáculo de la decadencia y la malicia. Algunas se arrojan, literalmente, sobre el asiento. ¿Cómo negarse a cedérselo?

por Blogger Suarez, a las 6:41 p. m.

   



Así empezaría El diario de la Guerra del Cerdo II.-Aníbal

por Anonymous Anónimo, a las 3:18 p. m.

   



» Publicar un comentario en la entrada