<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Vejez prematura

No estoy tan lejos de parecer un anciano, pese a los 27 años que cumplí el mes próximo pasado. Hago las compras en Leader Price bien temprano y en la cola de la caja siempre me rodean viejas de pelo teñido; su decrepitud a veces me obliga, literalmente, a cederles mi lugar. Casi no salgo de noche. Me cuesta ver de lejos. Paro colectivos equivocados. Me disgusta el uso de emoticones en el messenger, y me conecto rara vez. El delivery de sushi me escandaliza. No uso auriculares ni i-pods, sino la radio apoyada en la oreja. Me encajan monedas falsas. Hoy en la calle una nena me dijo "señor".

Hay algo muy bizarro en tener una radio pegada a la oreja y comer sushi. Una especie de manifiesto personal a favor de la modernidad periférica porteña. Eso va más allá de lo que digan las nenas por la calle.

por Blogger Mavrakis, a las 2:03 p. m.

   



Supuestamente los chicos y los borrachos siempre dicen la verdad. Qué refrán molesto.

por Blogger Suarez, a las 4:36 p. m.

   



Mirá, tu caso es diametralmente opuesto al mio. A punto de cumplir los 60 y mi espiritu de 30 se rebela contra esa carcel que lo amordaza.

por Blogger fernando, a las 3:23 p. m.

   



» Publicar un comentario