<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Tano pata sucia


Estoy obligado (por esas tácitas reglas familiares) a lucir una remera con la leyenda "Calcio". Regalo navideño por vía materna, pertenece a una serie de camisetas con frases en italiano tales como "Fuorigioco", "Buona latte", "Capo cañonnieri" (sic) , "Non parlo di doping" y varias sentencias por el estilo, por lo general remitiendo a la cultura futbolera. Apenas recibí el obsequio, me cayó medianamente simpático y hasta esbocé una sonrisa. El problema surgió cuando me comunicaron cuál era la matriz de la moda en cuestión, un actor de tiras televisivas que suele portar este tipo de casacas a modo de promoción. ¿Qué hacer? Cuando una prenda me hace dudar tanto antes de ponérmela, prefiero dejarla a un lado. Sin embargo, una voluntad conciliadora con el resto de la sociedad me embarga desde hace un tiempo, y tal vez por eso me paseo con esta leyenda incomprensible en el pecho. ¿Es esto el primer paso hacia la madurez? Para los vecinos, de Villa Crespo, seguramente, no pasa de ser otro tarado con esas remeras que se pusieron de moda, vistes. Ah, otro justificativo: el Kun Agüero, como todos los chicos trendies de su edad, también se subió al tren (como para demostrar que es de este planeta y comete errores). No tengo derecho a quejarme.

Si te gusta ponete la remera. El drama existencial sería saber por qué te gusta: ¿por qué es linda (qué putete soy escribiendo), o por qué está de moda?
Cordialmente,
Yo.

P.D: tengo muchísimo sueño.

por Blogger Niño Errante, a las 8:03 p. m.

   



» Publicar un comentario