<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Los productores de televisión

Los productores de televisión eluden la paciencia y la inteligencia porque se mimetizan con el medio para el cual trabajan. Levantan el tubo del teléfono y llaman a cualquiera, para que nadie desconfíe de sus energías y predisposición al trabajo. Sus celulares suenan cincuenta veces por día, y de esas llamadas con suerte dos o tres resultan fructíferas, las demás sirven sólo para seguir estableciendo contactos infinitos. Suelen leer poco, más que nada diarios, y si lo hacen es para robar una nota, nunca por el placer de la lectura misma.
Los productores de televisión caminan apurados por los pasillos aunque no tengan nada para hacer. Maltratan a los camarógrafos y/o asistentes, creen que sus gustos equivalen a "lo que la gente quiere ver" y resucitan a Doña Rosa en cada situación adversa. Hablan en código, e intantan negociar con conceptos como el "prestigio", el rating o la fama para conseguir favores, canjes o entrevistas.
Los productores de televisión nunca dudan. Lavan sus culpas en consultorios psicoanalíticos y festejan todo, absolutamente todo, en selectos reductos de Palermo H. o Puerto Madero. Una gira constante cuyo sentido reside en no pensar nada, como cuando hacen zapping apelotonados en sus puffs y reciben mensajes de texto que contestan al día siguiente. Pérdonalos, Señor Televisor, porque no saben lo que hacen.

Heee algo hay de cierto en lo que dicen sus letras pero ese es su trabajo o ¿no?. saludos.

por Anonymous Anónimo, a las 1:40 p. m.

   



» Publicar un comentario