<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Rechazo

sábado, septiembre 30, 2006
"Se observa cierta idea de libro, pese a ello, falta agregar un índice y un título que le brinde cohesión a los textos y que, además, posea un cierto atractivo comercial.
Rever los títulos de los poemas.
Correcto a nivel gramatical y ortográfico.
Estilo llano y sencillo que puede ser abordado por cualquier tipo de lector, sin necesidad que cuenten con conocimientos previos.
Por momentos, el estilo se torna demasiado básico, por lo que debería trabajarse más a nivel formal, aprovechando todos los recursos del género poético (metáforas, aliteraciones, símbolos, etc.).
La fuerte carga de temáticas y léxicos ligados a rasgos generacionales del autor facilitan la segmentación del público lector.

DELINEAMIENTO DE MARKETING:

El texto debería pasar por una reformulación y depuración formal antes de pensar en una edición. Podría captar a lectores comprendidos en un target de la misma generación del autor."
(Mail enviado por editores que juzgaron inútil mi pretensión de publicar un poemario en papel, como se hacía antes)

Gorilas, troskos y la red

miércoles, septiembre 27, 2006
Los análisis de actualidad política que pergeñan los especialistas se convierten en verdaderos disparates cuando la parcialidad de las publicaciones condiciona el resultado final. Verbigracia: leer Prensa Obrera siempre nos transporta a un universo ficcional maravilloso. Sobresale entre el resto de los pasquines por su elocuencia repleta de signos exclamativos que se abren y se cierran en cada final de artículo. ¿Hace cuánto no escuchan a alguien decir "¡Viva X!" o "¡Muera Y!"? En la Prensa estas expresiones jamás pasan de moda. Los ejemplares vendidos se cuentan y se exhiben con gran orgullo: en la crónica sobre un incidente en un call center se destaca que "en esa dependencia se habían vendido 11 ejemplares de Prensa Obrera con el artículo sobre el convenio." Tras un breve repaso de los artículos, se llega a la conclusión de que 20 prensas vendidas en un día equivalen para el PO a 30 puntos de rating...
Empero, el flanco liberal no demuestra mayor lucidez. Para reírse a carcajadas, no hace falta leer Nah! o Barcelona. Ingresen a Seprin o a Urgente 24, y rápidamente comprenderán por qué a la prensa de derecha le cuesta tanto ganar algún tipo de respeto entre sus colegas progres. La defensa de la mona meretriz Karina Mujica que esgrime Urgente 24 a través de una inocente carta de un lector ilustra el espíritu de la página, donde las erratas desperdigadas por todos los rincones de la misma nos invitan a cerrar rápidamente la ventana del explorador. Con estas "alternativas" a la prensa tradicional, ¿cómo no leer sólo blogs y nada más que blogs cada vez que uno se conecta a Internet?

En el 65

martes, septiembre 26, 2006
"¿Me espera que frene un segundo y abra la puerta? Sino, abra una ventana y zambúllase." (Palabras de un prágmatico motorman a una impaciente pasajera que insistía con el timbre)

Vigilar y castigar

Todos se dan vuelta, nadie entiende a quién está dirigido el pitazo que se repite infinitas veces. En el renovado Parque Centenario, el lago y los patos y el pastito cortado vinieron de la mano junto a la extraña figura del "placero": es decir, un vigilante/seguridad/encargado que circunda por el predio con el mero objetivo de vislumbrar a los infractores y accionar su silbato. ¿Infractores de qué? De las reglas que se pueden leer en algunos carteles, como por ejemplo, el paradigmático "prohibido pisar el césped". Una adolescente se arrojó sobre el mismo, no sin antes extender una manta, y se sumió en un sueño tan profundo que recién al decimosexto silbatazo del vigilante (quien, acercándose cual Héctor Baldassi, ya cobraba la falta a escasos metros de la durmiente), despertó y comprendió que debía ponerse de pie de inmediato. Como para que no nos confundamos: del Escobar de Patti (un precursor en materia de "seguridad en las plazas") a la Capital progre de Telerman no hay tanta distancia.

Suarez

viernes, septiembre 22, 2006
"No soy el primero del camino que he encontrado,
muchos otros habrán pasado y dejaron algo tirado
voy a ver qué puedo hacer"

("El primitivo", canción incluida en el disco Excursiones de esa entrañable banda que fue Suarez)

Menú porteño

jueves, septiembre 21, 2006
El turista saca tres fotos, se tuerce hacia su izquierda, se endereza y se inclina hacia su derecha. Triple click para armar un tríptico horizontal con el cual cautivará a sus coterráneos. Irá a comer bondiola a Puerto Madero. Soportará un show de tango en San Telmo. Domingo de fútbol en La Bosta y sexo gratis en el hostel con una jinetera local admiradora de Bon Jovi en su adolescencia. El turista saca tres fotos, una atrás de otra, y en tres días realizará más actividades en Buenos Aires que las que hice yo en tres años. Sin lugar a duda, vivo en el paraíso de los otros.

Si me agarra un ACV

lunes, septiembre 18, 2006
Si me agarra un ACV y quedo en estado vegetativo,
sin poder mover un dedo, pero absolutamente consciente

pónganme delante del televisor cada vez que juegue Independiente
(no importa que ya no esté peleando el campeonato
o que sea por la copa de oro de mar del plata)

cómprenme chocolinas, mójenlas en el café
y cuando me las den en la boca
pásenme rápido una servilleta

no me hablen mucho
otórguenme la gracia de pensar
hasta el día de mi muerte

déjenme respirar en paz
y pestañear una vez para decir "sí"
y pestañear dos veces para decir "no"

que es lo único que voy a hacer bien

Go west

Bastó repasar una colección de videos de los Pet shop boys para deleitarme con los placeres semánticos que nos ofrece la conjunción de imágenes con letras antágonicas. Así como Babasónicos ilustraba su "Montañas de agua" con un desierto como locación principal, el dúo inglés reúne -en un cambalache de símbolos- guiños queer con referencias a la religión (como en "It's a sin") o al realismo socialista (el magistral cover de "Go west"). Un menjunje que resulta díficil de olvidar. De visualizar estos experimentos en video a buscar imágenes del hermoso arte propagandístico soviético defenestrado por Nabokov, sólo un paso. Quiero esos posters en mi pieza de adolescente ideal.

La gran bestia blog

jueves, septiembre 14, 2006
El entorno pop hizo mella en éstas prácticas escriturarias. A casi un año de aquellos primeros posts, ya nada permanece igual. Como ocurre a través de la lectura de "En busca del tiempo perdido" (la novela de Proust a la que tiempo atrás hubiese llamado, de manera tan simple como abstrusa, "la Recherche"), dos caminos se abren a la hora de seguir adelante: me obsesiona anticiparme a la interpretación del lector y así condicionar la escritura. Por caso, en el momento de elegir entre "nadie osaría contradecir su ira" y "nadie le diría nada", sistemáticamente me inclino por la segunda opción. Y como este discurrir de palabras no tiene nada que envidiarle al procedimiento infantil de la serie "Elige tu propia aventura", ya no se puede volver atrás. Cada encrucijada construye y borra. La introspección inicial reclama su espacio de antaño, porque parece que no estamos solos.

Incógnita

miércoles, septiembre 13, 2006
Si subí al colectivo con los anteojos puestos, ¿cómo pude bajar y darme cuenta que no estaban ni colgados del cuello del buzo ni en el bolsillo de la mochila sino que los había perdido?

Por favor, yo

martes, septiembre 12, 2006
La súplica en primer plano. Las manos entrelazadas en alto y por favor, por favor, por favor. La dudosa traducción de "Please, please me" nos sirve como índice cultural. Lástima y caridad. Las calles con carteles -costosos- que anuncian la salida de un nuevo diario digital, pero dentro del mismo, un descarado pedido de limosna. Quién querría regalarle dinero a quienes ya lo tienen. Quién querría premiar las no menos de 5 erratas por nota. Este desparpajo de Perfil no es lo inquietante: sí el de sus suscriptores, sí el de sus redactores que aceptan semejante estafa.

Parques y libros

viernes, septiembre 08, 2006
Y como para no perder el ritmo: en el rubro "excursiones librescas por parques" continúa en el tope del ranking la humilde diversidad y el sentido común -a nivel precios- del Parque Centenario. Suerte de hermano menor del célebre Parque Rivadavia, tiene a su favor la buena predisposición de los puesteros que no se confabularon aún para inflar el importe promedio de los libros usados. Visitar la feria de Plaza Italia puede sorprender a más de uno, porque, ¿de qué sirve pagar por un libro sucio, amarillo y ajado dos pesos menos que uno nuevo en librerías? En ese lugar abyecto encontré un ejemplar de Cosa de negros de Washington Cucurto a $25. ¡En librerías, nuevo, cuesta $22! El puestero ni siquiera aceptó el regateo habitual en estos casos. Los libritos de la colección "100 x 100" (esas ediciones chiquitas que alguna vez distribuyó el diario Crónica) no bajaban de los $8, cuando su precio no puede superar los $3. Comprendo que se trata de otra clientela, pero todo tiene su límite. Algo similar ocurre en el Parque Rivadavia donde por cualquier libro de Anagrama con olor a pis de gato hay que pagar más de $20. Que se hagan de abajo. Que aprendan del Parque Centenario. O que se dediquen ciento por ciento a la venta de vcd, dvd, mp3 y todos esos formatos audiovisuales de tres letras.

Discontinuidad de los parques

jueves, septiembre 07, 2006
En Villa Crespo las plazas brillan por su ausencia. Me refiero al formato más convencional, es decir, una manzana entera sin ningún tipo de edificación, el busto de algún prócer en el centro y árboles alineados trazando una diagonal entre los vértices. No. El único espacio que reúne estas características se encuentra sobre la calle Apolinario Figueroa, más en Almagro que en Villa Crespo. Los verdaderos pulmones verdes del barrio son los parques Centenario y Los Andes, ambos en eterna refacción. Alina y su triciclo deben desandar más de 25 cuadras para contactarse con la pseudo-naturaleza citadina. ¿Por qué este barrio no solicita la apertura de más plazas?
Las "compensaciones" resultan aún más irrisorias. En la esquina de Dorrego y Muñecas, frente a la Petrobras repleta de taxistas, una plazoletita de cemento y dos toboganes sirve de refugio a los vagabundos de la zona. Solamente los niños con mucha vocación de asistentes sociales pueden utilizar las instalaciones, o a los que no les molestan los fragmentos de botellas desparramados por la arena. La otra opción está más cerca de Palermo que del barrio bohemio: una franja de plaza (casi como la de Gaza) que atraviesa una manzana, entre un convento y el resto de las casas. ¿Me explico? Se trata de un terreno que se transformó en "plaza", al adosársele un arenero, un par de hamacas y ante todo, rejas, últimamente muy de moda en estos espacios verdes. Tanto como los peloteros, las canchas de fútbol 5 y cualquier recinto privado de esparcimiento que resucite, aunque sea un poco, el fervor público de las plazas.

Otro block cuadriculado

lunes, septiembre 04, 2006
Tengo que tirar esta libreta
llena de poemas y números de teléfonos y tapes
reemplazarla por una agenda
-muy acolchada-, citanova 2006

la compré en el último diciembre
y me costó tanto la adaptación
que renuncié a pasar teléfonos
apenas iniciada la translación

un compañero de secundaria
un boceto de post jamás publicado
se extraviarán para siempre
entre letras y números olvidados