<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Oda a Ayelén

domingo, octubre 28, 2012
Wanted, wanted, Paleo Ayelén.
Hair: brown. Nose: gigantic.
Age: eight thousand three hundred days.
Profession: none, or “mediatic”.

Ayelén Paleo sos la belleza grosera
o la grosería hecha belleza
de nuestro teatro de revista porteña

tu perfil ateniense prefigura
la osadia de tus curvas

y el olor de tus pies
se multiplica
por vía catódica

Ayelén, Belén, Madeleine
me gustan tanto esos nombres
y el tuyo conjuga la fiereza
de la sangre mapuche
con el mal gusto
de nuestra clase media
en la década de los noventa

¡Oficial, Oficial, allí está,
en esa marquesina,
con las fundas de sus dientes
iluminando la esquina!

Y en el Palacio de la Papa Frita
te esperé, quería verte pasar
y del lado de la calle me senté
para tu olor conocer
también tus tacos desmesurados
también tus extensiones mal pegadas

Pero jamás te vi.

Un seguranza del teatro
te guió hasta un taxi
que paró casi adentro de la sala.

Como toda empleada de Falabella
soñaste con un escándalo
en el piso de Intrusos.
Y revelaste que tu mail
era tanguera10 arroba algo
para que yo pruebe con gmail,
yahoo, live y hotmail.

Pero jamás me respondiste.

Ayelén, estás en tu cama
en el piso inmenso
que te consiguieron
y te conseguiste
en Puerto Madero

Si me hubieses devuelto
el mail que te mandé
si me hubieses dado tu pin
que tantas veces
por Twitter te pedí

hoy el final hubiese sido otro

¿a quién pensabas llamar
en una situación así?
¿cuántas llamadas perdidas desparramaste
en tu agenda farandulesca
para que te devuelvan el recado
cuando ya era demasiado tarde?

Señor, si de algún insondable modo
puedes hacer algo por nosotros
no lo dudes, por favor,
¡atiende tú el blackberry!