<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

Reunión de madres

domingo, marzo 25, 2007
El género "reunión de padres" se mantiene, a lo largo de los años, en el mismo nivel de estupidez y patética exposición familiar con el cual ha sido identificado desde siempre como uno de los males de la escolarización. Escolarización por demás prematura (¿notaron que los chicos hacen todo cada vez más temprano?), avalada por los padres de sala de 3 que llenaron la biblioteca del jardín con sus murmuraciones constantes y sus preguntas ridículas. Las madres, por supuesto, eran mayoría, y lo hacían notar. Yo llegaba corriendo desde la prisión laboral y no estaba dispuesto, en modo alguno, a soportar el chismorroteo propio de la condición femenina en un ámbito cerrado y sin posibilidad de escapatoria. Pero tuve que ir.
La reunión, casi de consorcio, versaba sobre los talleres optativos disponibles. Apenas mencionaron la palabra "circo" o "murga", entendí que no tenía nada que hacer allí y que sólo debía esperar un poco para retirarme de la sala y disfrutar de la libertad. Pero ellas no lo quisieron así. Ellas impidieron que alguien dude de su maternidad. Se quejaron de todo: por qué este año no había natación, por qué al que elige el de los lunes y le tocan todos los feriados paga lo mismo, por qué el cuaderno de comunicaciones tiene que ser blanco, por qué títeres, por qué. Demostraron que lo que menos les importa es la educación: pelearon todos los precios como si se tratara de telas, mercadería al por mayor o productos importados de China. Se rieron de los chistes más banales y contaron experiencias personales desabridas y fuera de lugar. Yo me limité a tomarme la cabeza como aliciente al dolor que crecía y esperar, sólo esperar. En algún momento el pobre maestro (al que bombardearon con preguntas imposibles de responder, como ¿cuál es el curriculum del que da "murga" y dónde se formó? o cosas del estilo) musitó "última pregunta y nos vamos", para que el ataque de las señoras (cuando se transforman en madres, hasta las más jovenes pasan a ser "señoras") se vigorice. Yo tomé aire y me acerqué a la puerta. Al primer movimiento de la masa maternal, tomé el picaporte, salí al pasillo y juré no volver.

Paréntesis

martes, marzo 20, 2007
Hagámosla corta. La empresa para la cual trabajo ha decidido bloquear el acceso a cualquier página que incluya la palabra "blogspot", es decir, un grandísimo porcentaje de blogs de toda índole. Esta nueva dosis de estalinismo digital (ya habían cortado el uso de messengers, el ingreso a fotologs, el uso de spaces de msn, la comodidad del Bloglines) seguramente aumentará la productividad de los trabajadores, quienes concentrarán sus fuerzas produciendo, guionando y editando con mayor éxito y precisión. Sabremos defender y llevar adelante la causa ya sin distracciones. Apenas si robaré un par de minutos por las noches para leer y escribir algo, si es que mis desgastados ojos consiguen hacer foco en la blancura del monitor, si es que distinguen un sintagma de otro.

La censurada

domingo, marzo 11, 2007
Beatriz Sarlo fue a Ferro, quiso "cubrir" el acto donde el bolivariano más famoso encantó a las masas latinoamericanistas, pero le negaron la acreditación de prensa. "La organización del acto decidió no acreditar ningún periodista ni fotógrafo de Perfil; también rechazó mi acreditación, solicitada por este diario". Parece que se vio obligada a confundirse con las agrupaciones peronistas que rodeaban el palco y redactar desde allí sus impresiones. Primero, ¿no debería haber enfilado para ese sector desde el primer momento, si es que realmente le interesa pergeñar una crónica culturalista del evento? ¿O la atemorizaba que algún "peronista de izquierda" le echase en cara ese famoso editorial de "Los libros" de 1975, donde defendía la impresentable gestión de María Estela Martinez de Perón? Y segundo: si presentarse como corresponsal de Perfil le impide el acceso al sector de prensa, ¿por qué no muestra una credencial de Clarín, el diario que le regala cada vez más popularidad domingo tras domingo? Obviamente, la censuraron. Y "se coló" igual (¿había que pagar? ¿diez patovicas y quince gordos del FTV la amenazaron con una golpiza si se animaba a entrar?), porque su heroísmo de chroniqueur bien vale un título vendehumo más en ese engendro ilegible que es Perfil.

Un mundo feliz

martes, marzo 06, 2007
Quiero que el mundo sea un lugar mejor para vivir. Un lugar donde no exista ni el sufrimiento ni la angustia ni el descontento ni la resignación ni la vergüenza. Un lugar donde todos los equipos de fútbol cuyo nombre sea "Independiente" no pierdan 3 partidos de 4 en los arranques de campeonato, haciendo pender de un hilo la cabeza de su director técnico. Un lugar donde los delanteros portentosos y de ancha cintura recuerden el olfato de gol perdido y concreten esas insinuaciones de éxito que ya parecen una ridícula mímica del esfuerzo por el esfuerzo mismo. Un lugar donde, si predominan los defensores altos, hagan valer la lógica de la naturaleza, destruyendo con su estatura toda intervención aérea contraria, sin permitir que los rivales cabeceen solos en el área. Sólo eso quiero, no esta distopía que no termina más.