<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17145121\x26blogName\x3dLos+escombros\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losescombros.blogspot.com/\x26vt\x3d2113847271779464594', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Los escombros

es el blog de Diego Suarez: los límites desdibujados entre lo público y lo privado

El límite

miércoles, junio 28, 2006
La birome toma contacto con el papel y el cúmulo de palabras derramado por la tinta resulta predecible. Las estructuras sintácticas, las formas, los ademanes, el contenido. Este blog se pierde entre tantos otros blogs y la blogósfera en general se pierde en las aguas profundas de internet. Motivos para seguir, en algún otro post venidero.

Gorro, bandera y vincha

martes, junio 27, 2006
Carlitos se entusiasma cuando lo llaman así, Carlitos, a secas. Un poco porque ahora el Carlitos más famoso pasó a ser Tevez en desmedro de Gardel (o del riojano casi tres veces presidente); y otro poco por lo afectuoso que suena, como si fuese amigo de todo el barrio. Carlitos vendía mentitas en el semáforo de Santa Fe y Juan B. Justo hasta que se cansó de sacar menos de 15 pesos por día y decidió hibernar por un tiempo en su Sordeaux natal. "Sordeu", responde cuando le preguntan por su barrio, jamás un "Sordó" que delataría un desconocimiento total de la jerga del conurbano.
Un día raramente caluroso de mayo se avivó, mientras comía garrapiñada en la estación de Pablo Nogués: se acercaba el 25, y el flaco que antes ofrecía cuatro turrones por un peso, ahora ni tenía tiempo para conversar, de tantas banderas argentinas que vendía. Se tomó el primer tren a Retiro, se bajó en Munro, y volvió a Sordeaux con dos bolsas repletas de banderas, camisetas truchas y gorritos de arlequín. Hace un rato pasé por Cabildo y Juramento, y ahí estaba el estoico Carlitos: con su manta tirada en la vereda de Garbarino, justo debajo del plasma más caro de la vidriera. Hoy jugaron Italia y Francia, pero su real intención es cuidar el lugar hasta el viernes, cuando Argentina y Alemania convocarán a la mayor cantidad de peatones y probables clientes. Que juegue el otro Carlitos y le haga un regalo a su tocayo es lo que nos desespera a todos.

Pulgão!

jueves, junio 22, 2006
La bitácora de Messi nos vuelve a deleitar con una sesión de chat: esta vez, con su compañero de ataque del Barcelona, Ronaldinho. Obviamente, es el blog del momento.

Si quieren venir, que vengan

miércoles, junio 21, 2006
Sin desayunar, salgo a la calle a las 9 de la mañana por unos minutos. A cada paso confirmo que no está nada bien dormir 5 horas. El mareo permanente y los tropiezos con las baldosas rotas no tardan en llegar. Pero algo me despierta súbitamente: la camioneta de "Conexiones ilegales" de Cablevisión, estacionada en la vereda de enfrente. Dentro de la misma, el empleado me mira y yo lo miro. Bajo la mirada a las pinzas en su mano y pienso en el mundial. Me hago el gil y sigo caminando como si nada.
Doy una vuelta a la manzana. Como diría Lenin: ¿qué hacer? Primero: llamar a mi mujer. "Están los hijos de puta del cable enfrente, si tocan timbre no atiendas, no abras, no hay nadie". Segundo: esperar. No soy la única persona que comparte clandestinamente una conexión en este barrio. Esas pinzas, quizás, tienen otro destino.
Doy otra vuelta a la manzana, y otra más, y otra. Vuelvo al hogar, me atrinchero en la terraza, y con beneplácito observo al verdugo trabajar a 80 vitales metros de distancia. Respiro aliviado, con la convicción de haber hecho lo correcto. Me acuerdo de alguien que, acostumbrado a no pagar ningún tipo de servicio, alguna vez me dijo: "no me cuelgo del sol porque está muy lejos". Mientras, la camioneta se aleja en busca de otros infelices. Así culmina una etapa de esta guerrilla que, por supuesto, no será la última.

El blog dominical de Beatriz Sarlo

domingo, junio 18, 2006
Hace meses que vengo leyendo bastantes trabajos -librescos- de esta señora. Una inconclusa monografía académica sobre su obra me condena. Y el formato blog, decíamos, atrae de manera implacable a varios famosos que no pueden renunciar a las modas. Además de Iván Noble, podríamos agregar a Luis Majul, Alejandro Rozitchner, y por qué no, Beatriz Sarlo. Sus consideraciones acerca del mundial de Alemania (ella misma lo confirma) hace llenar su casilla de mail (que por otro lado, resulta increíble que sea "bsarlo") con denuestos e insultos. ¿Cuánto falta para que la catedrática de literatura argentina se siente junto a Sebreli y formen parte de un panel de alto prestigio intelectual en Fox Sports? O más bien (atención productores de tv), ¿por qué no reeditar "Tribuna Caliente" y que lo conduzca ella, en vez de Julio Ricardo? Si pasó tantos años en los vestuarios de Ferro, como le encanta decir, ahora puede cubrir las instancias más emocionantes de la temporada 06/07 de la B Nacional, aunque su confesión sólo demuestra que no pasó de ser una alfonsinista pequebú típica en los años 80. Este triste presente de Sarlo como ignorante comentarista la reduce al cuadro de opinóloga, que como Majul o el hijo de Rozitchner, crean la ilusión de un diálogo con sus lectores cuando en rigor sólo escuchamos una voz sin comments, indispensables en el formato blog.

Esas letras berretas tenían destino de blog

jueves, junio 15, 2006
Toda pasión tiene su contracara indispensable. Estas letras negras resaltan gracias al fondo blanco que las contiene. Hoy encontré un blog que inmediatamente sumé a mi lista de páginas odiadas: el de Iván Noble, el Ricardo Arjona vernáculo.

Diálogo imaginario dentro de una distribuidora cinematográfica en los años 80

miércoles, junio 14, 2006
- Che, gordo.
- Qué.
- Mirá que mañana llega la película ésa, de la que habló tanto el Bebe. Hay que ir haciendo la gacetilla, con título, toda la pelota.
- ¿Cuál?
- La de los policías...
- Ah. ¿Cómo se llamaba?
- "Police Academy".
- Mmm... ¿de qué es? ¿De risa o de tiros?
- Gordo, sos más antiguo que la escarapela. Es cómica.
- Mmm... a ver...
- Dale gordo que no tengo todo el día para vos. Tirá un nombre rápido.
- Ehhh... "Estos locos, locos policías".
- Dejate de joder, ¿querés seguir robando con ese título? Ta bien, con "Esta loca, loca gente" garpó, pero no da para más, va a confundir.
- Bueno, entonces... esperate.
- Dale.
- ¿Qué tal... "La academia loca"?
- Y, pero no se entiende que se trata de policías. Que esté la palabra "policía", sino, no me sirve.
- Entonces... (largo silencio) ¡Ya está! "Locademia de policía".
- ¿"Locademia de policía"? "Locademia de policía", "Locademia de policía"... Gordo, sos un capo.
- Viste boludo, o te pensás que me pagan para tomar mate todo el día...
- ¡Genio! ¡Genio!

Incontinencia

martes, junio 13, 2006
El frío incentiva la micción. Los baños no siempre están al alcance de nuestros deseos. Ingreso al edificio donde trabajo y casi a las corridas, llego hasta el mingitorio salvador. Abro uno, dos, tres, los botones del jean parecen infinitos. Rastreo, al tacto, el último de ellos: el del boxer. ¿Dónde está? Desesperado, me agacho levemente y constato que esta mañana me puse el calzoncillo al revés. No puedo evitar la risa solitaria. Me distraigo apuntando a la pelotita que cuelga del arco, innovación higiénico-mundialista. Salgo al frío otra vez, mucho más relajado.

Ojos para emergencias

domingo, junio 11, 2006
Vuelvo a visualizar hospitales. La luz de tubo que reemplaza para siempre al sol, los largos pasillos como única transición, los colores lóbregos de las paredes, los ambos y los enfermos que combinan entre sí. Las ruedas destartaladas de las camillas generan una bola de ruido que jamás disminuye ni aumenta, simplemente permanece. Todos los planos se cierran en la sangre. Y a través del cable del auricular y los rayos catódicos, la sordidez y el dolor llegan hasta mí. Porque si retornan los hospitales a mi vida, también lo hacen el dolor de cabeza y la ingesta atolondrada de aspirinas.

¿Messi blogger?

viernes, junio 09, 2006
Un día de mal humor descubrí el blog de Lionel Messi. En ningún momento creí que fuese él quien redactase tal maraña de idioteces. Sin embargo, ahora prefiero creer que sí es Messi el autor y que todos los días, desde algún rincón de la concentración, escribe y conjura la presión mundialista. La sesión de chat con Carlitos Tevez, si no es verdadera, ya constituye uno de los puntos más altos de la ficción blogueril universal. Imperdible.

Camiseta vs. bandera

martes, junio 06, 2006
El sentimiento standard que pretenden imponer los publicitarios mundialistas poco tiene que ver con los verdaderos afectos populares. Y si la AFA (según dicen) patentó la frase “Vamos Argentina”, de más está exigir que no se mezclen los opuestos conceptos de ciudadano y de hincha. Insisto: por más que me hayan enseñado ese himno horrible en la primaria o me vea obligado a portar un DNI en la mochila (con ocho inútiles sellitos incluidos), he desarrollado hacia el fútbol vernáculo amores y odios mucho más intensos que ante el estado-nación argentino.
De abajo hacia arriba: mis debilidades primarias son Independiente, Agüero, determinadas formaciones en la historia del Rojo (la del 86/87, la del 94, la de la primera etapa menottista, el equipo subcampeón de Trossero, etc.); jugadores-ráfaga cono el Palomo Usuriaga, Gustavo Lopez, el mismo Kun; y momentos muy específicos de algunos jugadores del seleccionado como Riquelme, Cambiasso o Tevez. La pertenencia a un conjunto tan amplio como el de “los 33 millones de hinchas” no me conmueve en absoluto. Y debe ser por esa indiferencia a lo nacional (y por un explícito resentimiento de clase) que me alegro cada vez que los Pumas son vapuleados por cualquier selección de rugby en serio.

Carteles

domingo, junio 04, 2006
El aburrimiento es un rasgo constitutivo de todo viaje. El ejemplo paradigmático lo brindan las seguidillas de carteles publicitarios alineados al costado de las rutas. A 300 kilómetros de la gran urbe, perdidos en la inmensidad monótona pampeana, y fuera del alcance de la civilización, estos anuncios se convierten en pequeñas distracciones que nos devuelven a nuestro hábitat, al menos por segundos. Pero dentro de los límites de la Capital, la publicidad gráfica abunda de tal manera que ni siquiera nos percatamos de su existencia.
En Barrancas de Belgrano los carteles cobran una magnitud indecible. La estación de tren hace ingresar gente de estratos medios y bajos poco frecuentes en un barrio high class. El vendedor de chipá obstruye la entrada al andén mientras la vendedora de tortillas hace lo mismo, pero del otro lado. Un gordo y un flaco de madera adornan la vereda donde abrieron un local de ropa fat and tall. La verdulería que tiene casi toda su mercadería en la calle ostenta un cartelito muy gracioso: “Señora: no pellizque las uvas”. El kiosco de revistas más cercano a Juramento y Arribeños está casi tapado por una publicidad de Selecciones, aquella revista que increíblemente, todavía existe. Entre los títulos de la portada de este mes, resalta este recuadrito: “Blog: ¿todavía no tiene uno?”.

Golden boy

jueves, junio 01, 2006
El pase más caro en la historia del fútbol argentino. Una vez más, la historia del futbolista emigrante que parece armada por un guionista: de una villa de Quilmes a Madrid con sólo 17 años de edad. Es más, el traspaso adquiere matices de thriller psicológico, porque no debe ser fácil convertirse tan velozmente en el "adolescente más caro del mundo", según tituló Bloomberg. Casi como en un sueño fugaz, se consolidó en Primera, nos enamoró a todos, y se fue. Triste lógica del mercado en un país tercermundista.